OIDIO DE LA VID (Erysiphe necator)

En la comunidad autónoma de Aragón existe esta enfermedad endémica en nuestro viñedos. Las temperaturas optimas para el desarrollo de esta enfermedad es de 25 a 28ºC y sus bajos requerimientos de humedad para realizar segundas infecciones son los principales motivos de que esta enfermedad esté generalizada en todo el territorio.

Como medidas culturales se pueden citar:
  1. el deshojado. Práctica que consiste en eliminar las hojas inferiores de los pámpanos para mejorar la aireación de hojas y racimos además de mejorar el acceso del caldo durante la aplicación de tratamientos.
  2. Orientación de la parcela. Las orientaciones norte-sur son las más adecuadas para una correcta insolación de ambos lados de la fila. Esta práctica favorece tanto al incremento de azúcares en fruto como a la prevención de enfermedades
En cuanto a los posibles tratamientos cabe resaltar que son mucho más efectivos los tratamientos preventivos que los curativos. Se pretende por tanto que el viñedo esté protegido durante su período más crítico que va desde el inicio del crecimiento hasta el envero. Se recomienda por tanto:

  1. Si el cultivo a sufrido daños por esta enfermedad durante la campaña anterior se recomiendan tratamientos con un agente oxidante como agua oxigenada, permanganato de potasio o polisulfuro de cal a la salida de reposo invernal (yema hinchada)
  2. Cuando los brotes ancance entre 5-10 cm
  3. Al comienzo de la floración
  4. Cuando los granos tienen tamaño de guisante-garbanzo
  5. Al principio del envero
A continuación se incluye una figura donde se indica el ciclo biológico del oidio en todas sus fases:


Fuente: http://www.vitivinicultura.net

A continuación se adjunta, según indicaciones del Centro de Sanidad y Certificación Vegetal para el año 2018, las principales materias activas autorizadas.

Comentarios (0)