EUZOPHERA (Euzophera pinguis)

SITUACION ACTUAL

Los niveles de vuelo ya bajado considerablemente por lo que se deduce que los adultos han procedido a la colocación de huevos en la cruz de los olivos. Su presencia se puede detectar por el serrín en la cruz originado durante la perforación de las galerías de las larvas. No cabe ningún tratamiento salvo en olivares jóvenes (menores de 5 años) donde se tenga evidencia de la plaga. Para más información consulte a su asesor técnico.

DESCRIPCION

Se trata de un lepidóptero de la Familia Pyralidae. Es una plaga que se encuentra en expansión, produciendo daños que pueden ser de consideración en plantaciones jóvenes. Presenta dos generaciones al año. El invierno lo pasa en forma de larva activa en el interior de una galería, hasta que en primavera emergen los adultos, que buscan heridas en la corteza del tronco o ramas principales donde hacer la puesta. Las larvas son xilófagas y al nacer se introducen directamente en el tronco, excavando una galería en el xilema, que puede llegar a producir la muerte del árbol. Los síntomas de los daños varían, desde un decaimiento vegetativo más o menos intenso, hasta la muerte de una rama o el árbol entero, todo en función del número de larvas por tronco y del tamaño del olivo. Es fácil reconocer el ataque del abichado, o euzofera, como habitualmente es conocido, por la madeja de excrementos que quedan sobre la superficie del tronco. Las larvas, una vez completadas sus fases, se transforman en adultos que darán lugar a la generación de otoño, de iguales características que la de primavera, pero con menor intensidad. Esta generación es la que atraviesa el invierno hasta la primavera siguiente.

Fuente: Producción integrada del olivar. 2011. Junta de Andalucía

Comentarios (0)