GLIFODES (Margaronia unionalis)

SITUACION ACTUAL

Los índices de ataque de este lepidóptero son actualmente bajo. Aunque no cabe despreciar ataques más intensos y localizados que puedan dañar principalmente a árboles jóvenes (con menos de 5 años) y en período de formación. Las zonas más sensibles para estos ataques son zonas húmedas próximas a los ríos o plantaciones recientes de superficies elevadas. La evidencia de brotes apicales despuntados suele indicar la presencia de esta plaga. Para mayor detalle consulte con el asesor técnico.

DESCRIPCION

Este insecto está presente de forma generalizada en nuestras comarcas olivareras si bien solo la ocu rrencia de altas poblaciones hace necesario adoptar medidas de control.
El adulto es una mariposa de color blanco uniforme que alcanza los tres cm de envergadura. Las larvas recién nacidas son de color amarillento, virando a verde brillante a medida que crecen y alcanzando los 2 cm de longitud en su máximo desarrollo. Se diferencian de otras larvas defoliadoras del olivo por su tonalidad uniforme y translúcida.
En invierno su actividad se ralentiza mientras que la explosión poblacional suele producirse en primavera-verano y en menor medida en otoño, coincidiendo con temperaturas más templadas y un mayor crecimiento vegetativo.
Las larvas unen las hojas apicales con sedas y se refugian en su interior para alimentarse de ellas. En el caso de plantones producen deformaciones y retrasos del crecimiento. En verano, si no hay brotes tiernos, las larvas pueden alimentarse de los frutos, especialmente cuando estos se presentan pareados.
El abuso de abonos nitrogenados y riego hace aumentar el número de brotes tiernos, lo cual favorece las poblaciones de esta plaga.

Fuente: Producción integrada del olivar. 2011. Junta de Andalucía

Comentarios (0)